lunes, 16 de noviembre de 2015

La música de Jon Henrik Fjällgren, el Sami que llegó de latinoamérica



Jon Henrik Fjällgren nació en Cali, Colombia, en un pueblo originario. Probablemente hubiera vivido el resto de su vida en su país... pero fue adoptado a  los 3 meses por una famila sueca, que además resultó ser Sami (los Sami o lapones son un "pueblo nativo" de Escandinavia, viven en la zona del círculo polar ártico y hasta el día de hoy se dedican al pastoreo de renos). 


De manera que Jon, que originariamente era de un pueblo originario de Sudamérica, terminó perteneciendo a un pueblo originario del helado norte de Europa. El destino tiene vueltas extrañas y Jon se volvió el cantante Sami más famoso, a través de un Joik que este muchacho compuso tras la muerte de su mejor amigo, Daniel. Cuando se enteró de que su amigo había fallecido, Jon  se acercó a la cabaña vacía de Daniel, se sentó allí y -dijo- le "llegó" esta canción.

Pueden escucharla aquí:





La letra de la canción resulta incomprensible. Esto no se debe a que su letra esté en la lengua sami, sino a que un joik es una suerte de cántico, hecho de sílabas: no tiene un contenido verbal.

Y esto es porque un joik no está narrando nada: intenta transmitir, a través de la música, la esencia de la persona u objeto que representa. Se puede hacer un joik del viento, de una mariposa, de un lugar, de una casa, de una persona. Del mismo modo que uno saca una foto de una flor, no acerca de una flor, se supone que que un joik transmite la esencia de lo que retrata en su sonido y melodía.

El resultado es a la vez a la vez ajeno y cercano, y definitivamente: conmovedor.

Como curiosidad para seguir explorando, un joik del viento:




lunes, 2 de noviembre de 2015

Sistema de radar-automóvil para evitar canguros

Muchas personas mueren anualmente en choques con ganado o caballos. En Australia, el récord de colisiones lo lleva un animal de dos patas: el canguro. Por año ocurren 20.000 choques con ejemplares de este marsupial, muchos de ellos fatales.

La empresa automotriz Volvo está desarrollando un sistema de radar que le permitirá a sus autos frenar automáticamente cuando se le cruce un canguro. Los canguros son más peligrosos que las vacas o los caballos porque son aún más impredecibles: pueden pasar de estar completamente quietos a lanzarse en medio de la ruta sin aviso, en cuestión de segundos. En palabras de un ingeniero de Volvo: "En Suecia hemos hecho investigaciones para evitar animales como alces, ciervos o vacas. Los canguros son más pequeños, pero también más erráticos. Por eso es importante que refinemos nuestra tecnología manejando entre canguros reales, en su ámbito natural"

El sistema para evitar canguros no tiene aún fecha de lanzamiento, pero Volvo ya ha comenzado a calibrarlo la semana pasada en zonas aledañas a Canberra, capital de Australia.