martes, 29 de septiembre de 2015

De animales a dioses: Yuval Noah Harari

Acabo de terminar de leer un libro formidable, que quiero recomendar a todos mis lectores.  En inglés se titula "Sapiens: una breve historia de la humanidad"


Libros sobre evolución humana hay muchos. Pero Harari tiene una mente afiladísima y una visión "a ojo de águila" de los hechos que me recordó a la vez a Jared Diamond (autor de "Guns, Germs and Steel") y Carl Sagan (de la célebre serie COSMOS). Resulta difícil describir la originalidad de este autor. Básteme decir que leer este libro equivale a replantearse de cero la historia entera de la evolución. Todo lo que aprendimos en otros textos queda transformado, ya sea por el énfasis lúcido que le aplica, o por la manera en que Harari nos hace girar el punto de vista tradicional para ver las cosas de un modo nuevo.

A continuación, algunos párrafos:

*  Al igual que los humanos, leones y tiburones han alcanzado también la cima de la pirámide alimenticia, pero lo han hecho lenta y gradualmente, a través de millones de años de evolución, y esto los ha convertido en criaturas majestuosas. En comparación, los humanos actuamos como dictadores bananeros. Hace tan poco tiempo que eramos presa fácil de cualquier predaror de la sabana Africana, que aún cuando ya ningún animal suele comernos, vivimos llenos de miedos y aprensiones acerca de nuestro actual posición. Esto nos hace doblemente crueles y peligrosos. Muchas calamidades históricas, desde guerras mortíferas a catástrofes ecológicas son resultado directo del brusco avance de nuestra especie hacia el tope de la piramide alimentaria.

*  Desde hace 2 millones de años hasta hace unos 10.000 años, coexistieron en el mundo diversas especies humanas. ¿Y por que no? Hoy en día existen muchas especies de zorros, osos y cerdos. La Tierra de hace varios milenios estaba habitada al menos por seis especies diferentes de humanos. Lo que es peculiar es nuestra actual soledad, y no nuestro pasado múltiple y diverso.

*   Todos los demás mamíferos que han lanzado al mar -focas, lobos marinos, delfines- lograron esta habilidad a través de eones de evolución - desarrollando órganos especiales y adaptaciones hidrodinámicas. Pero hace 45.000 años, los Homo Sapiens de Indonesia se volvieron navegantes del Pacífico sin que les crecieran aletas y sin tener que esperar -como debieron hacer las ballenas- que sus narices migraran hacia la parte de arriba de sus cabezas. En lugar de ello, inventaron botes y aprendieron a navegarlos.

* La Revolución Científica no ha sido una revolución del conocimiento. Ha sido una revolución de la ignorancia. Su premisa es que los humanos desconocemos las respuestas a las preguntas más fundamentales que nos hacemos.  Las tradiciones premodernas, afirmaban que todo lo que era importante saber sobre el mundo era ya conocido.

* Hasta hace poco, ningún cientifico se hubiera animado a decirlo tan directamente. La gente solía evitar el tema porque parecía demasiado lejano. ¿Para qué crear expectativas imposibles de cumplir? Hemos llegado al punto, sin embargo, en que debemos ser francos al respecto: el principal objetivo de la Revolución Científica es conferirle a la humanidad la vida eterna

-Yuval Noah Harari, "Sapiens"


Caveat: no tengo la menor idea de cómo conseguir un ejemplar físico de este libro en la Argentina. Sé que está traducido en España con el título que da nombre a este post: "De animales a dioses". Si leen en inglés y tienen Kindle, resulta mucho más fácil.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario