martes, 31 de marzo de 2015

Poción medieval extermina bacterias que resisten antibióticos modernos



La idea de reproducir en la actualidad las antiguas recetas del llamado Bald´s Leechbook surgió de una charla entre dos profesoras de la universidad de Nottingham; Christina Lee,  especialista en el medioevo sajón, y Freya Harrison, una microbióloga. 

La receta en cuestión es un antídoto sajón del siglo IX para curar infecciones en las pestañas. Empieza así:

Toma ajo y cebolla en cantidades iguales , machácalos bien juntos, luego mézclalos con vino y la vesícula de un buey, mezclar con puerro y dejarlo reposar nueve días en un recipiente de latón ...

La receta parece absurda, pero de todas maneras las investigadoras decidieron seguirla al pie de la letra. Aplicaron luego la poción resultante en ratones infectados con MRSA, una bacteria hospitalaria peligrosa y dificil de tratar; se la denomina "superbacteria" porque con el uso difundido de antibióticos en los últimos años, ha desarrollado una temible resistencia a la penicilina y sus derivados. 



Las investigadoras no tenían esperanzas de observar efecto alguno. Por eso, ambas quedaron completamente pasmadas al verificar que la poción medieval había liquidado al 90% de las bacterias. La vancomicina, la sustancia de "último recurso" que se utiliza para estos casos tiene exactamente la misma eficacia.

Curiosamente, ninguno de los ingredientes que enumera la receta funciona por sí solo. Únicamente funcionan en  conjunto. "El gran desafío es tratar de entender cómo es que se combinan para lograr ese efecto" - dice Steve Diggle, otro investigador. 

Otro enigma es que realmente hay que esperar nueve días para que la poción se vuelva  efectiva. Si uno saltea ese paso, la poción no tiene efecto alguno. Pero si uno espera nueva días, la poción se convierte en una suerte de espuma inmunda y olorosa, realmente efectiva, según explicó Michael Drout, profesor de estudios medievales en Wheaton College de los EE.UU. 




Harrison presentará a la brevedad los resultados del presente experimento en el congreso de la Sociedad de Microbiología en Birmingham, Reino Unido. Entusiasmados por el éxito obtenido, estas investigadoras planean buscar más recetas y pociones en textos antiguos para probar su eficacia en el mundo actual

Las pociones del Leechbook están basadas en plantas medicinales de Gran Bretaña, y no hacen alusión a tratamientos de origen romano, lo cual parece indicar la existencia de una tradición médica ya establecida en tiempos paganos, y que es posible se remonte incluso a muchos siglos antes de la redacción de este códice. Los sajones, de hecho, tenían un conocimiento notable sobre plantas y hierbas. En tanto que las fuentes latinas de la época aluden a unas 180 especies, los herbarios sajones llegan a mencionar 500.

3 comentarios :

  1. Muy buenas como siempre sus noticias.Ya se lo mando a mi gente en Australia.Gracias Martín.
    Elena Beolchi

    ResponderEliminar
  2. Mi pregunta: por medios intuitivos habrán descubierto estodescubrieron esto

    Como habrán descubierto eso? Intuitivamente?



    ResponderEliminar
  3. Podrian hacer algo parecido con el diario de John Dee.

    ResponderEliminar