domingo, 22 de marzo de 2015

El último viaje de Ricardo III: será enterrado con honores en Leicester, 530 años después de su muerte



Ya ha comenzado hoy la ceremonia que culminará con el entierro del Rey Ricardo III en la catedral de Leicester. 

En 1485, Ricardo III fue asesinado durante la batalla de Bosworth. En ese entonces, sus restos fueron aparentemente maltratados y humillados, su cuerpo fue arrojado desnudo sobre el lomo de caballo, y luego enterrado sin homenaje ni pompa alguna en la iglesia de Grey Friars. Nada se supo de sus restos por varios siglos, hasta que fueron hallados, tras una ardua investigación interdisciplinaria, en el año 2012, debajo de lo que hoy en día es un estacionamiento de automóviles. Hoy, 530 años después de la muerte de Ricardo III en Bosworth, Inglaterra se apresta a proveerle un funeral acorde a su investidura.



Los restos del rey serán transportados desde la Universidad de Leicester, donde habían permanecido hasta ahora para su identificación y estudio, hasta su lugar de descanso final: la catedral de esa misma localidad.

Un descendiente actual del rey, Michael Ibsen, que proveyó muestras de ADN que permitieron confirmar confirmar la identidad de los restos del monarca, se encargó personalmente de crear el féretro para su ancestro utilizando madera de roble. 

Reconstrucción del rostro de Ricardo III, junto a Michael Ibsen,
descendiente actual
Philippa Langley, quien lideró el proyecto que condujo al hallazgo de los restos del rey, afirmó que el objetivo de esta ceremonia es "brindarle a Ricardo III lo que no tuvo en 1485... reconocer lo que ocurrió en el pasado, pero sin repetirlo, y hacer las paces con lo que pasó."  

Hoy domingo, los restos de Ricardo III están siendo transportados en una procesión, que recorrerá las zonas rurales del condado, y se detendrá en varios pueblos, hasta llegar al campo de batalla de Bosworth. Allí se brindará un servicio religioso, al que se espera asistan unas 2000 personas.

El cortejo regresará luego a Leicester, donde el alcalde actual lo recibirá en el límite medieval de la ciudad. Desde allí, se dirigirá a la catedral, donde el féretro será exhibido durante cuatro días antes de ser enterrado con los debidos honores, y ante la presencia de la familia real británica.

La reina Isabel II, decidió enviar en su nombre a la condesa de Wessex, Sophie Rhys-Jones, al funeral de Ricardo III; el último monarca inglés en fallecer en combate, y el primero que recibirá sepultura desde el funeral del  padre de la actual reina, el rey Jorge VI, fallecido en 1952.


Puedes seguirme en Twitter:
 

No hay comentarios. :

Publicar un comentario