domingo, 22 de febrero de 2015

El Papa Francisco recomienda leer a Tolkien


El Papa Francisco menciona a El Hobbit y El Señor de los Anillos

Que Tolkien ha pasado a ser clásico, leído por millones de personas, es algo ya bien sabido. Pero lo realmente curioso es que entre esos millones de lectores figure uno especialmente ilustre: el Papa Francisco.

En efecto, en 2008, en su mensaje a las comunidades educativos, nuestro ahora Papa escribió:
La humanidad siempre concibió la vida como un camino; al hombre como un caminante que, cuando nace se pone en marcha y, a lo largo de su existencia, se encuentra con personas o situaciones que lo vuelven a poner en camino (a veces con una misión, otras con una crisis).

En la Biblia esta realidad es constante: Abraham es llamado a permanecer en el camino “sin saber adonde iba”; el pueblo de Dios se pone en camino para liberarse de los egipcios. Así también en la historia o la mitología de otros pueblos: Eneas, ante la destrucción de Troya, supera la tentación de quedarse a reconstruir la ciudad y, tomando a su padre a babuchas, emprende la subida al monte cuyo fin será la fundación de Roma.

Otros relatos mitológicos muestran el camino humano como el retorno al hogar, a la pertenencia primigenia. Así el caso de Ulises o lo expresado tan poéticamente por Hölderlin en su Oda sobre el retorno al hogar. 
Tolkien, en la literatura contemporánea, retoma en Bilbo y en Frodo la imagen del hombre que es llamado a caminar y sus héroes conocen y actúan, caminando, el drama que se libra entre el bien y el mal.
Esto no es de extrañar: Tolkien fue un católico devoto, y él mismo explicó la manera en que su fé influyó en sus creaciones:

 «El mito y el cuento de hadas, como toda forma de arte, deben reflejar elementos de moral y verdad (o error) religiosos, pero no de manera explícita»  
-Cartas de J. R. R. Tolkien  (Ed. H. Carpenter, Barcelona, Minotauro, 1993)

Existen numerosos libros que analizan la forma en que la fé de Tolkien influyó en sus creaciones. Entre otros:


Paul E. Kerry
El anillo y la Cruz


      Ralph Wood,
El evangelio según Tolkien

Louis Markos
Sobre los hombros de los Hobbits


Stratford Caldecott
El Poder del Anillo


La mención del Papa Francisco subraya este vínculo y enfatiza esta red de conexiones. Pero no deja de resultar notable que mencione a Bilbo y a Frodo inmediatamente después de Abraham.



4 comentarios :

  1. Realmente me encantó las interconexiones que fuiste armando, una nota muy interesante. Gracias y saludos

    ResponderEliminar
  2. Emocionante texto. Me gustó mucho.

    Saludos,
    Un lector español

    ResponderEliminar
  3. No era anarquista Tolkien... tal vez como Tolstoi?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, Tolkien era católico y era super super devoto.

      Eliminar