viernes, 26 de diciembre de 2014

La K de Ursula K. Leguin


Ursula K. Le Guin se cuenta sin duda entre los autores de ciencia ficción y fantasía más leídos de las últimas décadas. Su saga de Terramar está basada en una ficción abarcadora. Como Tolkien, Le Guin supo crear un cosmos alternativo con sus propias leyes físicas, su geografía, sus lenguajes y sus pueblos.

La pluma de Le Guin sin embargo, es más ligera; la saga de Terramar parece estar sostenida por una magia a la vez más liviana, más delicada y más veloz que aquella en la que sea apoya El Señor de los Anillos. 

Como ha escrito Gillian Polack, “en un nivel, Le Guin es una antropóloga cultural que recurre a la ficción para expresar sus teorías. Y en otro nivel, es una narradora que se enfoca en los relatos contados por individuos – a menudo mundanos, a menudo fragmentarios, y los elementos antropológicos no son más que aspectos de las vidas de sus personajes”. 

Polack sin duda tiene razón con este comentario. Pero ¿de dónde salen estos aspectos antropológicos de la obra de Le Guin? La clave está en su primer apellido, que la autora siempre abrevia en una inicial.






Los orígenes de Terramar

Ursula K. Le Guin es la forma corta del verdadero nombre de la autora: Ursula Kroeber Le Guin.
Y es que Ursula K. Le Guin es hija de uno de los antropólogos más ilustres del siglo XX: Alfred Kroeber.

Alfred Kroeber nació en 1876.  En 1901, se doctoró en antropología en la Universidad de Columbia, donde fue discípulo de Franz Boas. Siguiendo los métodos de este último, se dedicó al trabajo campo, de manera que su tesis doctoral estuvo basada en una estadía prolongada entre los nativos Arapaho. Una vez graduado, Kroeber viajó a California, donde por encargo de Boas, fundó la facultad de antropología de la Universidad de Berkeley.  

Allí instalado, realizó  los estudios etnográficos más profundos que se conocen de las tribus nativas de California. Su Manual de los indios de California (1925) es una obra monumental con más de 1.000 páginas llenas de datos, muchos de ellos inéditos hasta entonces. Pero acaso su obra más influyente fue el manual titulado, simplemente, Antropología (1923), el primer libro de texto para la enseñanza de la disciplina. Kroeber permaneció como profesor en Berkeley hasta fines de la década del 40; a partir de entonces fue profesor visitante en Yale, Columbia, Chicago, y Harvard, hasta su fallecimiento ocurrido en 1960.

La madre de Ursula Le Guin no se quedaba atrás: Theodora Kracaw Kroeber Quinn ( 1897 – 1979) fue escritora y antropóloga, famosa por su compilación de tradiciones orales de varias tribus de California (La ballena de tierra firme, 1959), por su biografía de Ishi, el último miembro de los Yahi (Ishi en dos mundos: una biografía del último indio de Norteamérica, 1961), y por sus estudios de los indios californianos (Casi ancestros:  los primeros habitantes de California, 1968) .  Los críticos señalaban con aprobación su “sentido de la narrativa” y, por sobre todo, su “estilo sensible, casi lírico”, elogios que sin duda pueden aplicarse de igual manera a las obras de su hija Ursula.


Es así que la antropología y el estudio de otras culturas, así como de sus relatos y sus religiones, tuvieron un rol fundamental en el hogar donde se crió Le Guin. Todo este pasado se esconde detrás de una sola inicial.

La "K" de Ursula K.  Le Guin abrevia entonces mucho más que un apellido: esconde una larga historia de observación etnográfica y de estudios antropológicos fundacionales. Le Guin sin duda realizó sus propias búsquedas, pero la capacidad de esta autora de crear mundos ficticios sin duda está sustentada en los relatos que escuchó de niña y de joven en su casa. En los libros de Terramar resuenan, todavía, los ecos de las tribus nativas, sus relatos, sus mitologías, sus lenguajes y su magia.

Una referencia a Borges y Bioy Casares

La primera edición de la Antología de la literatura fantástica, compilada por Borges, Bioy y Silvina Ocampo. vio la luz en Buenos Aires en 1940;  casi cuatro décadas más tarde (en 1988) Viking Books publicó en los Estados Unidos una versión en lengua inglesa. El prólogo a esa traducción inglesa fue escrito nada menos que por Ursula, en el año 2004,  Leguin incorporó ese texto al libro de su autoría titulado La onda en la mente: conversaciones y ensayos sobre el escritor, el lector y la imaginación.  Agregó entonces la siguiente aclaración:

He corregido ese prólogo para poder incluirlo en este libro, con el deseo de rendir un pequeño homenaje a Borges.

Lo tituló: "Things not actually present: the Book of Fantasy and J.L. Borges”, y pueden encontrarlo en: Le Guin, Ursula K. The Wave in The Mind: Talks And Essays On The Writer, The Reader, And The Imagination. Boston: Shambhala; New York: Random House, 2004. Pronto subiré una traducción a este blog de las partes relevantes.



No hay comentarios. :

Publicar un comentario