martes, 11 de noviembre de 2014

La bicicleta que le ganó a una Ferrari

El ciclista suizo Francois Gissy acaba de romper el récord de velocidad andando en bicicleta: alcanzó una velocidad de 333 km/h. Obviamente, no lo hizo pedaleando, sino mediante una joya tecnológica que montó sobre su bici: un sistema de propulsión basado en peróxido de hidrógeno altamente concentrado.  Este combustible es de uso habitual en la industria aeroespacial, ya que se lo utiliza como combustible de cohetes; este es uno de los únicos casos en que se lo aplicó a un vehículo de dos ruedas:




El peróxido de hidrógeno se encuentra en pequeñas concentraciones en la atmósfera terrestre. No es inflamable de por sí, pero al entrar en contacto con metales como la plata se produce una reacción química que lo descompone en calor, agua y oxígeno. Al vapor generado por esta reacción se lo conduce por una tobera obteniendo así el impulso buscado.

El sistema entero de propulsión que Gissy utilizó en su bicicleta fue desarrollado por la compañía suiza Exotic Thermo Engineering. La bicicleta resultó tan rápida que en el video de youtube deja atrás a una Ferrari F430 en una nube de humo:

1 comentario :