viernes, 27 de junio de 2014

Épica japonesa y la sonda espacial voyager



El Heike monogatari o "Historia de Heike" es un poema épico redactado a comienzos del siglo XIII que narra la lucha por el poder entre dos clanes guerreros del antiguo japón, los Genji (Minamoto) y los Heike (o Taira). El poema entero está impregnado de la noción de impermanencia, tan característica del budismo.

En nuestro país, muchísimas personas conocen de memoria el comienzo del Quijote, aún sin haberlo leído entero: "En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme...". 

De igual modo, en Japón muchos conocen el principio de Heike Monogatari, aún sin haberlo leído: 

祇園精舎の鐘の聲、諸行無常の響あり。娑羅雙樹の花の色、 盛者必衰のことわりをあらはす。 

En el sonido de la campana del monasterio de Gion resuena la caducidad de las cosas.  El color del arbusto de sara nos recuerda la ley terrenal de que toda gloria encuentra su final.

おごれる人も久しからず、唯春の夜の夢のごとし。たけき者も遂にほろびぬ、偏に風の前の塵に同じ。

Como el sueño de una noche de primavera, así de fugaz es el poder de quien gobierna. Como el polvo que dispersa el viento, así los poderosos desaparecen de la faz de tierra.

Carl Sagan hace una reflexión muy similar al contemplar la última foto que la sonda Voyager sacó de nuestro planeta, pasando la órbita de Saturno, a una distancia de 6000 millones de km. 



La astronomia y la literatura convergen en estos pensamientos. El mundo sería tal vez un lugar más feliz si todos los seres humanos los tuvieran en cuenta.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario