martes, 8 de abril de 2014

El Doctor Tangalanga y la pragmática conversacional de Grice




Julio Victorio de Rissio (tal su verdadero nombre) falleció el 26.12.2013 a la edad de 97 años. Desde los 80, sus bromas telefónicas fueron muy populares, circulando de mano en mano en casetes grabados.



[Las primeras palabrotas que Tangalanga] desliza en el diálogo son generalmente dichos sin ningún apasionamiento, anzuelos a la pesca del otro. Si el otro no dice nada es un sometido, y la apuesta se redobla, y si dice algo es conducido a un terreno cada vez más inestable en el que todo cambia de signo con la velocidad del rayo. Muchos no perciben el lugar en el que están parados, no se dan cuenta, increíblemente, de que Tarufeti está representando. ¿Tal vez porque ellos también hacen un papel, porque representan sin solidez el papel de un ser hecho cuando son apenas una apariencia de tal?


A mi lo que me llamó siempre la atención de las conversaciones del Dr. Tangalanga es la manera en que viola, de manera sistemática pero espontánea e intuitiva, las máximas conversacionales de Grice:



Máxima de verdad

Esta máxima o principio se refiere a que el emisor se restrinja a la verdad, es decir, a explicar hechos que tiene por ciertos, y puede descomponerse en las siguientes restricciones:

-No dirás cosas que consideras falsas.
-No afirmarás cosas para las que no dispones de  pruebas adecuadas.


Máxima de información

Esta máxima o principio se refiere a la cantidad de información:
-Aportarás al diálogo solo aquellos datos que sean pertinentes para la conversación en cuestión.


Máxima de relevancia

Esta máxima tiene que ver con el grado de conexión o relevancia de las informaciones nuevas respecto a las anteriores:
-Dirás cosas relevantes.
-No hablarás de temas o cosas que no vengan a cuento de lo que se está hablando


Máxima de claridad

Esta máxima tiene que ver con la elección de las palabras o el modo en que se expresan las ideas:
-Evitarás las expresiones oscuras o complicadas.
-Evitarás la ambigüedad.
-Serás breve, ordenado y coherente en tu exposición.


Estas máximas son reglas implícitas de toda conversación humana. Resulta fácil observar que los diálogos de Tangalanga consisten en llevarse puestas sucesivamente a todas y cada una de estas máximas. Veamos por ejemplo este diálogo con un masajista japonés:



Dr. Tangalanga: -Entonces yo quisiera saber... ¿Qué días atiende usted?
Sr. Miyagi: -Bueno señor... hoy sábado...
Dr. Tangalanga: -¡No! ¡Hoy no! ¡Porque los sábados [mi hermano] tiene la cantimplora, entonces no puede! [...] Entonces en esta semana él va a seguir con el tratamiento que tiene ahora.
Sr. Miyagi: -Mejor
Dr. Tangalanga: -Que.el apoya, por ejemplo, ¿eh? Por ahi tiene, por ejemplo
Sr. Miyagi: -Aha.
Dr. Tangalanga: -Entonces el lo va a ver a usted el sábado que viene... y si lleva, por ejemplo, ¿eh? supongamos que lleve un... caimán.
Sr. Miyagi: -¿Caimán?
Dr. Tangalanga: -Si, entonces él le deja a usted el caimán en la mano, y usted lo toca.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario