miércoles, 7 de mayo de 2014

Los libros según Jorge Luis Borges y Carl Sagan

 En su famosa serie Cosmos (1980),  el célebre astrónomo Carl Sagan hace un elogio del libro como objeto y como invento humano. Por esas épocas, Borges dictó una conferencia en la Universidad de Belgrano, titulada simplemente “El libro”, en la que hace un encomio similar.

Hace años que me revolotea en la cabeza la idea de señalar y contrastar los numerosos paralelos y semejanzas existentes entre ambos textos. Hoy, finalmente, me decidí a hacerlo. De manera que los comparto a continuación con ustedes.

Aquí van:

De la naturaleza de los libros

Carl Sagan:

"Un libro se hace a partir de un árbol. Es un conjunto de partes planas y flexibles (llamadas todavía “hojas”) impresas con signos de pigmentación oscura. Basta echarle un vistazo para oír la voz de otra persona que quizás murió hace miles de años. El autor habla a través de los milenios de modo claro y silencioso dentro de nuestra cabeza, directamente a nosotros. La escritura es quizás el mayor de los inventos humanos, un invento que une personas, ciudadanos de épocas distantes, que nunca se conocieron entre sí. Los libros rompen las ataduras del tiempo, y demuestran que el hombre puede hacer cosas mágicas."

Jorge Luis Borges:

"De los diversos instrumentos del hombre, el más asombroso es, sin duda, el libro. Los demás son extensiones de su cuerpo. … Pero el libro es otra cosa:  el libro es una extensión de la memoria y de la imaginación. …  Tomar un libro y abrirlo guarda la posibilidad del hecho estético. ¿Qué son las palabras acostadas en un libro? ¿Qué son esos símbolos muertos? Nada absolutamente. ¿Qué es un libro si no lo abrimos? Es simplemente un cubo de papel y cuero, con hojas; pero si lo leemos ocurre algo raro,  que cambia cada vez …  …Los libros están cargados de pasado"

De los libros como vínculo entre mentes y épocas

Carl Sagan:

"Los libros nos permiten viajar a través del tiempo, aprovechar la sabiduría de nuestros antepasados. La biblioteca nos conecta con las intuiciones y los conocimientos extraidos de la naturaleza, de las mayores mentes que hubo jamás, con los mejores maestros, escogidos por todo el planeta y por la totalidad de nuestra historia, a fin de que nos instruyan sin cansarse, y de que nos inspiren para que hagamos nuestra propia contribución al conocimiento colectivo de la especie humana."

Jorge Luis Borges:

"Emerson  dice que una biblioteca es una especie de gabinete mágico. En ese gabinete están encantados los mejores espíritus de la humanidad, que esperan nuestra palabra para salir de su mudez. Tenemos que abrir el libro,  entonces ellos despiertan. Dice que podemos contar con la compañía de los mejores hombres que la humanidad ha producido."


De los libros y la oralidad

Carl Sagan:

"Han pasado ya veintitrés siglos desde la fundación de la Biblioteca de Alejandría. Si no hubiese libros, ni documentos escritos, pensemos qué prodigioso intervalo de tiempo serían veintitrés siglos. Con cuatro generaciones por siglo, veintitrés siglos ocupan casi un centenar de generaciones de seres humanos. Si la información se pudiese transmitir únicamente de palabra, de boca en boca, qué poco sabríamos sobre nuestro pasado, qué lento sería nuestro progreso."

Jorge Luis Borges:

"Los antiguos no profesaban nuestro culto del libro -cosa que me sorprende; veían en el libro un sucedáneo  de la palabra oral. Aquella frase que se cita siempre: SCRIPTA MANENT, VERBA VOLANT, no significa que la palabra oral sea efímera, sino que la palabra escrita es algo duradero y muerto. En cambio, la palabra oral tiene algo de alado, de liviano; alado y sagrado, como dijo Platón. Todos los grandes maestros de la humanidad han sido, curiosamente, maestros orales."

De los libros y el tiempo

Carl Sagan:

"Los libros son como semillas, pueden dormir por centurias, pero son asimismo capaces de florecer aún en los suelos menos promisorios."

Jorge Luis Borges:

"Si leemos un libro antiguo es como si leyéramos todo el tiempo que ha transcurrido desde el día en que fue  escrito y nosotros. Por eso conviene mantener el culto del libro. El libro puede estar lleno de erratas, podemos no estar de acuerdo con las opiniones del autor, pero todavía conserva algo sagrado, algo divino,  no con respeto superticioso, pero sí con el deseo de encontrar felicidad, de encontrar sabiduría."



Los libros son sin duda objetos mágicos. Y gracias a ellos podemos aprender también de estos dos grandes pensadores, cuyas obras, aunque disímiles, se parecen en más de un aspecto. Acaso difieren en las respuestas, pero las preguntas que ambos se hacen –quiénes somos, de dónde venimos, a dónde vamos- son esencialmente las mismas.

Nota: Las citas de Sagan pertencen al capítulo de Cosmos titulado “La persistencia de la memoria”. Las afirmaciones de Borges proceden de la conferencia titulada “El libro”, incluida en Borges Oral y compilada asimismo en el tomo IV de sus obras completas.

2 comentarios :

  1. Muy interesante, realmente. Te agradezco mucho el interés para que te tomes el tiempo de hacer estos paralelismos. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Me encantó esta entrada. ¡Muchas gracias por compartirla con los lectores!

    - Un saludo desde España.

    ResponderEliminar