domingo, 6 de abril de 2014

Sobre el idioma japonés


Tras siglos de investigaciones, linguistas y antropólogos han reconstruido el origen y parentesco de la mayoría de las lenguas del planeta. Un porcentaje pequeño ha eludido sin embargo toda clasificación; en tales casos resulta imposible explicar su origen. Este es el caso del japonés y el motivo, como en los demás casos, es la falta de evidencia escrita de todo ancestro o pariente. Esto no quiere decir que el japonés no los haya tenido un árbol genealógico tanto o más frondoso que los de otras lenguas, sencillamente la rama que lleva al japonés no han dejado textos o inscripciones, de tal forma que hoy en día, sin esa evidencia, nos resulta imposible reconstruir su historia o las formas intermedias que llevaron a él.

Lo que sí resulta evidente es que el japonés parece emparentado con dos grandes familias linguísticas: la altaica, procedente de Asia Central y las lenguas malayo-polinésicas, originarias del sudeste asiático y el Océano pacífico. Las lenguas altaicas abarcan al Turco, el Mongol y el Tungúsico; las Malayo-Polinésicas, al indonesio, maori, tahitiano y hawaiano. El japonés comparte ciertos rasgos notables con ambas familias, si bien el parentesco continúa resultando difuso.


RELACIÓN CON EL IDIOMA CHINO

Es importante subrayar que el japonés no tiene parentesco alguno con el idioma chino. El japonés y el chino son idiomas extremadamente diferentes y no tienen ningún origen en común. Es más, si uno comparara al japonés con el chino y el castellano, encontraría que los tres son equidistantes e igual de distintos entre sí. En otras palabras: el japonés es tan distinto del chino como lo es del castellano.

Lo que los japoneses han tomado del chino es su sistema de escritura. Pero dado que los idiomas, como acabo de explicar, no se parecen en absolutamente nada, fue necesario adaptar a esa escritura a las características completamente diferentes del japonés. Se trató de un proceso largo y de a ratos tortuoso que tomó siglos. Para los japoneses, la adopción de los caracteres chinos fue tan dificil como nos resultaría a nosotros adaptarlos al castellano. Surgió así un sistema híbrido que es probablemente el sistema de escritura más complejo del planeta en uso hoy en día..

La antigua escritura china abunda en
caparazones de tortuga utilizados
con fines oraculares.



En un principio, los japoneses aprendían chino y escribían solo en chino. Nunca se les ocurrió que podrían escribir su propio idioma. Esto no es extraño, las diferencias entre ambos idiomas son abismales. El chino es monosilábico y tonal, y su escritura utiliza caracteres específicos. A estos caracteres se les decía ideogramas, pero el término más apropiado y actual es logograma, -que proveniene de logos, "palabra" y gramma, "escritura o signo"- e indica, correctamente, que cada caracter chino representa una palabra.

Algunos son realmente muy bellos:


Para un occidental, sin embargo, recordarlos puede parecer un desafío inabarcable. Para lecturas básicas, el chino exige el conocimiento de unos 5000 caracteres; el japonés, cuyo sistema de escritura ha sido deliberadamente simplificado, unos 2000. Pero ¿Cómo puede uno almacenar miles de esos signos en la cabeza? La respuesta a esta pregunta, en un próximo post.





1 comentario :

  1. Muy interesante! No sé idiomas algunos los sospecho, pero amo la lingüística, la filología y todo estudio de la relación entre idiomas y/o dialectos....

    ResponderEliminar