jueves, 17 de abril de 2014

Los idiomas de J.R.R. Tolkien

Las películas de Peter Jackson basadas en el universo creado por J.R.R. Tolkien han alcanzado a audiencias masivas. Que Tolkien era un brillante imaginador de aventuras no es, por lo tanto, una novedad. Lo que sí es más curioso es el origen de esa creatividad. Y es que Tolkien antes de ser un gran escritor fue un notable académico, y uno de los mejores linguistas del siglo XX.

J.R.R. Tolkien (1892-1973)

Tolkien se especializó en las antiguas lenguas y mitologías de Europa.  Fue primero estudiante, y luego profesor en la Universidad de Oxford, donde residió hasta el fin de sus días. Desde joven se interesó por las antiguas lenguas germánicas, por el galés -también hablado en las colonias afincadas en el sur de Argentina- y -curiosamente- por el español, hablado por quien fue su tutor y maestro, el padre Francis Xavier Morgan, de padre galés y madre española.: “En los años de  mi adolescencia temprana" -recordaba Tolkien- "tomaba prestados sus libros e intentaba leerlos...”.   Tolkien quedó fascinado por nuestro idioma. El español era, según afirmó, la única de  todas las lenguas de raíz latina en la que encontraba un enorme placer estético: “no se trata de la mera percepción de la belleza [de un idioma]”, “sino más bien al apetito que uno siente por un alimento que necesita”. 

El jesuita de origen hispano-galés Francis Morgan, quien educó
y se hizo cargo de J.R.R. Tolkien en su orfandad 

Tolkien aprendió, entre otros, los siguientes idiomas: gótico, inglés antiguo, antiguo nórdico, galés medieval y moderno, y finlandés. En base a sus conocimientos linguísticos, decidió inventar sus propios idiomas. El objetivo fue dotar a Inglaterra de una mitología que pudiera considerar propia. En otras tierras de Europa, habían sobrevivido textos y rastros varios de los viejos relatos y religiones paganas. Pero en Inglaterra la evangelización fue total y los monjes cristianos mantuvieron un piadoso silencio sobre los dioses y ritos que consideraban enemigos de la fé. Tolkien sintió siempre esto como una pérdida, que decidió compensar con sus escritos. En sus propias palabras:

"Mi intención era crear un conjunto de leyendas más o menos relacionadas, que fueran desde lo enorme y cosmogónico hasta el nivel del cuento de hadas romántico... y que pudiera dedicar simplemente a Inglaterra, a mi país".

Para ese "conjunto de leyendas" que terminó convirtiéndose en El Silmarillión, El Señor de los Anillos y El Hobbit, inventó no un idioma, ni varios idiomas, sino una familia y un árbol genealógico entero de lenguas que cambiaron y derivaron a lo largo de las decenas de miles de años que abarcan esos relatos. Me extenderé aquí sobre las dos que dejó mejor esquematizadas:

-El Quenya o Alto Élfico, un idioma con un fuerte componente finlandés, pero mezclado con castellano, griego antiguo, inglés antiguo y otros ingredientes...


-El Sindarin o Élfico Gris, de un sabor decididamente galés, pero mezclado, una vez más, con otras lenguas e influencias.


Tolkien dejó bien claro que estas lenguas inventadas no eran un accidente, sino la causa primera de sus ficciones. "El cimiento [de mis relatos]" -afirmó - "es la invención de idiomas. Escribí mis cuentos para que existiera un mundo donde se hablaran esos idiomas, no a la inversa. En mi caso, el nombre aparece primero, y luego la historia que lo contiene" (Cartas:219).

3 comentarios :

  1. Un mundo interesante. Incluso fue un filólogo.. que creo un mundo a partir de la palabra "hole". Hay una anécdota que dice que aburrido de corregir trabajos prácticos de Historia, se puso a "garabatear" esta palabra y a buscar su familia...y sin darse cuenta, escribió El Hobbit. Impresionante !! Aprovecho para felicitarlo por su micro en el programa de Eliaschev: el próximo miércoles ya lo espero !! Les escribo desde Ushuaia. Gracias !

    ResponderEliminar
  2. Me interesó el apunte del mentor jesuita. ¿Hay algún registro de la biblioteca que conoció Tolkien en su formación juvenil? ¿Qué títulos leyó? ¿Qué textos influyeron en su literatura?

    Gracias por la entrada.

    Un saludo desde España,
    Otro lector anónimo

    ResponderEliminar
  3. Preciosa Evenstar, increíble que su letra sea en Élfico Gris o Sindarín.

    ResponderEliminar