viernes, 4 de abril de 2014

Comparando idiomas...

Una lectora del blog me envió ayer una consulta muy interesante: 

"Ví que en el mapa [del País Vasco] hay topónimos (nombres de lugares) que coinciden con topónimos japoneses. ¿Puede ser así?" 


 En realidad en esa consulta hay dos preguntas. 
- La primera es si en el país vasco hay, en efecto, lugares cuyos nombres parezcan japoneses. 
- La segunda es si esto implica algo 

La respuesta, a priori, es -lamento decirlo- un doble "no", y esto suele valer, en general, para cualquier circunstancia en que nos parezca encontrar palabras "similares" en dos idiomas no emparentados. 



¿Por qué estoy diciendo esto? 

Por muchísimas razones, a saber

  • Al oído no entrenado, dos palabras pueden sonar idénticas aún cuando para los hablantes de los respectivos idiomas no lo sean. Para decidir si dos palabras en dos idiomas distintos son o no similares, hay que entender profundamente la fonología (y la evolución fonológica) de ambos a través del tiempo. 

  • Pongo un ejemplo: la capital de Perú se llama LIMA; y aunque casi nadie la conoce, hay una calle en Queensland, Australia que se llama REEMAN COURT. Para un hablante de japonés (idioma en que la R y la L no forman un par contrastivo, es decir no representan sonidos distintos), LIMA Y REEMAN suenan casi idénticas. ¿Sería correcto si un japonés dedujera, porque a sus oídos suenan casi iguales, que REEMAN COURT necesariamente deriva de LIMA (RIMAC), capital del Perú? Absolutamente no.
  • Si dos idiomas tienen un origen común no evidente, este será necesariamente remoto en el tiempo. En tal caso, sus formas modernas no se parecerán demasiado. Los idiomas cambian con los años, pero cada idioma cambia de manera distinta, según su propia dinámica (al igual que las personas cambian, pero cada uno a su modo)
  • Si dos personas tienen un origen común remoto, es decir, son primos cuartos o quintos, lo más probable es que su parentesco no sea para nada evidente ni reconocible.  Cuando comparamos idiomas pasa algo parecido, las similitudes en el momento actual no nos dicen mucho, es necesario buscar las formas antiguas que le dieron origen a cada palabra y su respectiva evolución a través de la historia.
  • Si hay algunas palabras que se parecen en dos idiomas que no se consideran en principio emparentados, y estas son muy parecidas, lo más probable es que sea por casualidad, o por préstamos recientes.
  • Por el contrario si hubo un contacto u origen comun entre idiomas hace muchos siglos, sus palabras descendientes serán muy diferentes. Si postuláramos por ejemplo un antigua palabra FOTBALLUZ (fútbol en germánico antiguo)  que hubiera existido y entrado a nuestro idioma hace unos 2000 años, en inglés se habría transformado para hoy en algo como FEEBS O FEETLE; y en castellano, sería probablemente algo así como "OBAYOS". ¿Parientes? Sin duda. Y como cabe esperar de dos personas que realmente son primos cuartos o quintos: no se parecen en nada.
Si las coincidencias fueran muy numerosas y a la vez poco obvias, eso tal vez nos llevaría a la sospecha de que hay algo más que préstamos. Esa sospecha nos impulsaría acaso estudiar la fonología y la historia de los respectivos idiomas - si estuvieran de algún modo documentadas. Si encontráramos más y más similitudes a medida que retrocediéramos en el tiempo, y que comprendiéramos mejor la historia (y, de ser posible, la genealogía) de cada idioma, entonces - y sólo entonces - podríamos afirmar algo con más solidez.

De lo contrario, que solo algunas palabras en dos idiomas suenen parecidas a nuestros oídos, es algo sin duda simpático, pero sin realizar estudios como los arriba explicados, no resulta posible afirmar nada.

PS:
Algo parecido ocurre con los seres vivos. Los delfines, a primera vista y sin saber nada sobre ellos, pueden parecer peces.




 Obviamente no lo son: los delfines no son peces sino mamíferos, necesitan salir a la superficie a tomar aire, y descienden de un cuadrúpedo terrestre, bastante feo por cierto, llamado Pakicetus:


2 comentarios :

  1. Al respecto, siempre tuve dudas sobre "parentescos" entre palabras de muy distintos idiomas, por ejemplo "street"en inglés, y "strada"en italiano, por ejemplo.En catalán y sus derivaciones, "eixida", y "exit" en inglés. Apreciaria humildemente alguna opinión erudita al respecto. Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, el inglés y el italiano no son tan "distintos", en más de un sentido.

      En primer lugar: ambos idiomas pertenecen a la misma familia de idiomas: la indoeuropea. Sin duda son "distintos" a nuestros ojos actuales, pero al comparar a ambos con el vietnamita o el turco, su similitud resulta evidente.

      En segundo lugar: ambos idiomas son geográficamente próximos y pertenecen a una misma "esfera cultural". Por lo cual cabe sospechar un contagio o préstamo en un pasado no tan lejano. Este es exactamente el caso: "Street" procede del latín "strata"; que a su vez dio "Strada" en italiano.

      Véase:
      http://www.etymonline.com/index.php?term=street

      El inglés está lleno de palabras de origen latino.

      El japonés se está inundando hoy en día de palabras inglesas. Así, computadora en japonés se dice KONPYUTA, término cuyo origen no es precisamente asiático.

      Como dije en el post, las similtiudes verdaderamente interesantes son aquellas que no resultan transparentes ni obvias... Esto me ha dado una idea para un próximo post: las palabras germánicas preservadas en el idioma finlandés.

      Eliminar