martes, 22 de abril de 2014

Autopistas que brillan



Dan Roosegarde es un artista e inventor holandés que se especializa en fusionar sistemas de alta tecnología con el entorno y las expectativas del usuario. A esta combinación peculiar entre creatividad y tecnología, Roosegarde la llama "tecno-poesía". 
Su última invención surgió del siguiente pensamiento: el presupuesto dedicado a mejorar el transporte está desbalanceado. En tanto que los gobiernos del mundo invierten fortunas en el tendido de caminos y autopistas, y las automotrices hacen lo propio para mejorar la eficiencia y las prestaciones de los autos, nadie parece haber pensado en gastar un solo centavo en mejorar cómo funcionan los caminos en sí, pese a que son parte esencial de la ecuación.
Fue así que Roosegarde, se asoció con Heijmans, una firma holandesa de ingeniería civil, para inventar una pintura fotoluminiscente que absorbe luz solar durante el día y usa luego esa energía para brillar durante toda la noche con suficiente potencia para iluminar su entorno durante unas diez horas.  Pintaron luego una sección de unos 500 metros de autopista en una ciudad llamada OSS, al sur de Amsterdam.  
Diseñaron asimismo una serie de "símbolos luminosos inteligentes" (aún no implementados) que se activarán cuando ocurra la condición meteorológica correspondiente. Así, cuando nieve mucho, se encenderán una serie de íconos alusivos. El camino mismo avisará de ese modo a los que circulen por él que que el asfalto se ha vuelto resbaladizo y que sería prudente reducir la velocidad.

Roosegarde aclaró que esta nueva pintura brilla con mucha más intensidad que los pigmentos fosforescentes a los que estamos acostumbrados: tiene, de hecho, suficiente potencia para iluminar su entorno. De extenderse su uso,  esta invención puede generar un ahorro de miles de millones de dólares en energía eléctrica, ya que puede iluminar tramos enteros de autopistas sin gastar un solo centavo, obteniendo su energía pasivamente de la luz solar. 

1 comentario :