martes, 1 de abril de 2014

La célula que calculaba

Entre los libros que más he disfrutado leyendo en mi vida está El hombre que calculaba de Malba Tahan. Recuerdo bien el capítulo en que el prodigioso protagonista se presenta:
Me llamo Beremiz Samir, y nací en la pequeña aldea de Khoi, en  Persia... Todos los días, al amanecer, llevaba a los pastos el gran rebaño y me veía obligado a devolverlo a su redil antes de caer la noche. Por  miedo a perder alguna oveja extraviada ... las contaba varias veces al día.  Así fui adquiriendo poco a poco tal habilidad para contar que, a  veces, de una ojeada contaba sin error todo el rebaño. No contento con eso, pasé luego a ejercitarme contando los pájaros cuando volaban en bandadas por el cielo ... Al cabo de  unos meses -gracias a nuevos y constantes ejercicios contando hormigas y otros insectos- llegué a realizar la proeza increíble de  contar todas las abejas de un enjambre ... Y,  para no perder el tiempo, me ejercito durante el viaje contando los  árboles que hay en esta región, las flores que la embalsaman, y los pájaros que vuelan por el cielo entre nubes... Aquel árbol, por ejemplo, tiene doscientas ochenta y cuatro ramas.
Para mejorar más y más su habilidad de cálculo, "el hombre que calculaba" se dedicaba a contar los seres vivos y los dones de la naturaleza. En un giro inesperado, la biotecnología está siguiendo el camino inverso, captando toda clase de organismos vivos para la ejecución de tareas computacionales.



SISTEMAS LÓGICOS VIVIENTES

Hace un par de años me enteré que unos colegas de mi universidad, el MIT, habían transformado células bacteriales en computadoras vivientes, capaces de calcular logaritmos, dividir, y sacar raíces cuadradas.



MOHO COMPUTACIONAL

Ahora los científicos del llamado "Proyecto Physarum" de la Comunidad Europea han ido un paso más allá. Han construido unidades lógicas de procesamiento utilizando... ¡moho!
"Estas compuertas lógicas basadas en moho son simples, baratas y no-electrónicas; por lo demás, pueden construirse en serie, varias compuertas lógicas al mismo tiempo"  afirman  los científicos Adamatzky y Schubert, líderes del proyecto.
 



Estas unidades lógicas podrían servir en el futuro como elementos básicos de computadoras y sensores. El proyecto Physarum dista de ser único: hay varios proyectos más con objetivos similares. 

Ante todos estos avances, Beremiz Samir, el hombre que calculaba, sonreiría sin duda, complacido.


Nota: La investigación del Proyecto Physarum pertenece al programa de "Computación No-Convencional" de la Unión Europea.



No hay comentarios. :

Publicar un comentario