miércoles, 26 de marzo de 2014

El libro más misterioso del mundo


El llamado  "Manuscrito Voynich" es un códice de unas 240 páginas,  escrito en un alfabeto incomprensible e ilustrado profusamente con dibujos e imágenes extrañas. El libro, escrito en el siglo XV, parece ser de carácter mágico o científico. Está dividido en varias secciones:

1) botánica, con dibujos de cientos de plantas
2) astronómica y astrológica, con cartas astrales, órbitas y cuerpos celestes diversos
3) biológica, con personas (especialmente mujeres) rodeadas de tubos y mecanismos inciertos
4) cosmológica o geográfica 5) farmacéutica, que parece contener descripciones de hierbas y raíces
5) una suerte de recetario, sin ilustraciones; dividido en párrafos con marcas forma de flor o estrella



El origen del manuscrito es tan misterioso como su contenido. Al parecer su primer dueño conocido fue Rodolfo II (1552-1612) , Archiduque de Austria y Emperador del Sacro Imperio Romano-Germánico, que lo compró por una suma elevadísima para la época, equivalente a 2kg de oro. Rodolfo II se lo dio luego a Jacobus Tepenecz, botanista, químico, farmacéutico y director de los jardines imperiales. Tepenecz se hizo famoso por haber creado un elixir al que llamó "Agua de Sinapis", cuyas ventas lo convirtieron en un hombre fabulosamente rico e influyente.

El libro pasó luego a manos de Georg Braesch, un oscuro alquimista que vivía en Praga. Baresch intentó descifrarlo durante años, pero en vano.  Tras su muerte, acaecida en 1666, el libro llegó a Athanasius Kircher, un sabio jesuita que pertenecía al Colegio Romano. Allí, el manuscrito durmió un sueño de dos siglos, hasta que fue transferido junto con otros textos un palacio que los jesuitas acababan de comprar cerca de Roma, la lllamada "Villa Mondragone", alrededor de 1870. Varios años más tarde, exactamente en 1912, los jesuitas decidieron deshacerse de esos textos. Fue entonces que el coleccionista de libros Wilfrid Voynich les compró 30 manuscritos. Entre estos, descubrió a este libro indescifrable. Lo donó a la Universidad de Yale, donde reside hasta ahora; desde entonces se lo denomina "El Manuscrito Voynich"


Los intentos por descifrarlo han sido vanos. Los más grandes criptógrafos de la historia han dedicado años a hallar la clave que revel sus contenidos, sin lograrlo jamás. Varios han intentado explicar esto argumentando que el libro es un fraude, y que éste en realidad no contiene ningún texto, sino solo letras extrañas inventadas al azar. Si esto fuera cierto, sin embargo, los análisis estadísticos lo indicarían fácilmente. Que el texto no pueda ser descifrado no quiere decir que no pueda calcularse la frecuencia con que aparece cada símbolo, y deducirse de esto el volumen de información que éste contiene. Expertos en lenguajes han analizado el manuscrito y el resultado es contundente: el texto contiene información; no es azaroso.

Algo se esconde detrás del misterioso alfabeto, pero hasta ahora, nadie , absolutamente nadie, sabe qué dice este manuscrito, quién lo ha escrito, ni para qué. Hasta las computadoras más modernas y avanzadas del siglo XXI se han estrellado contra este antiguo manuscrito de cinco siglos, sin poder arrancarle significado alguno. El manuscrito Voynich sigue guardando sus secretos hasta hoy.



3 comentarios :

  1. Que secretos esconden, me intriga.

    ResponderEliminar
  2. Es creible la historia de que el profesor de Linguistica Aplicada de la Universidad Bedfordshire Stephen Bax ha comenzado a descifrar este manuscrito?

    ResponderEliminar
  3. Mi sugerencia para descifrar el Manuscrito Voynich es en el hecho de que cada una de sus páginas individuales codifica alguna otra información. El cifrado no es sólo una forma escrita. Voynich manuscrito - no es mi tarea, cifrado clásico escrito, sólo rebus simbólico – ideograma. http://gloriaolivae.pl/

    ResponderEliminar